Monday, November 17, 2014

13

"¿Cuántas veces te ha pasado que para quitarte el bajón emocional has decidido ver tu capítulo favorito de tal o cual serie para conseguir el efecto deseado y llorar como una magdalena o simplemente sonreír cuando no lo creías posible?" (@monicpen) Puede que demasiadas, es mi forma de vida.
Ya no es que la música sea la única vía de escape que tengo para desconectar, me he buscado otras. Porque al igual que me identifico con canciones, lo mismo me sucede con series o películas. O sin identificación. Cuando algo te gusta y te llena, te quita las penas. Es lo bonito del arte.
Releer los libros porque con una vez no es suficiente, te pierdes detalles. Si no te sabes exactamente qué pasa cuando, no es lo mismo. Ver las películas cada poco tiempo porque hasta que no te sabes los diálogos de pe a pa no estás contento. Hacer maratón de esa misma saga de películas que ya te sabes de memoria cada dos o tres meses, porque ya es tradición.
Atracón de películas. Si cada película dura dos horas y media y tienes tres por ver, da igual. Se ven las tres el mismo día, de seguido, porque así es mejor. Mucho mejor.
No poder darle al play hasta que tienes la varita en la mano, porque ya que no parece que me vaya a llegar la carta de Hogwarts pues aprendo desde casa. Hechizos a distancia.
"El ser seguidor, ya sea nivel fanboy o fangirl, de algo (peli, serie, etc) hace que tu vida en cierto modo también sea distinta." (@monicpen) Ya no sólo por cómo nos viciamos a ver películas, series o leer un libro tras otro, sino por cómo adaptamos nuestro vocabulario a lo que nos gusta. Hablar haciendo referencias a cosas que adoras te hace sentir mejor, te hace sentir especial que haya gente por ahí que no sepa de qué les hablas.
Que nos marginan, nos llaman raritos o nerds, porque nos tienen envidia. ¿Quién no querría pertenecer a un grupo selecto de personas que se comunican en el mismo idioma y que tienen bromas privadas? Sí, con un grupo de amigos normales también tienes bromas privadas, pero hay retos, cosas que gritas por la calle que ya no son tan normales cuando eres un “rarito”.
Sorprenderte al ritmo de “por el Ángel”. Denotar algún objeto precioso como “mi tesoro”. Prepararte para los exámenes como si te prepararas para los Juegos del Hambre. Proponerte dejar los estudios para unirte a la Guardia de la noche.
Querer ser madre de dragones, con el anillo único en tu poder, una varita en la mano derecha, una estela en la izquierda, un arco a la espalda.
Tener un parabatai, que es más que un amigo que es como tu hermano. Usar expresiones como jalan atthirani anni para declarar tu amor. Mandar a la gente a la clonc o llamarles cara de fuco. Seguir buscando esas tres lunes y esos tres soles en el firmamento.
"La gente normal solo encuentra una vía de escape en actividades normales (como correr, cantar, bailar, leer, salir, etc), pero los frikis tenemos además otro recurso: el frikismo."(@monicpen)

Motivo número 13 para ser feliz: 


Gracias a Momo (@monicpen) por la idea ya que es un motivo que me hace tremendamente feliz, pero que es tan obvio que ni había caído. Hannon le. Además me mandó un correo con el que me identifiqué tanto que no he podido evitar citar algunas de sus frases.